Cómo preparar un café helado para el verano

Cuando llega el verano, no hay mejor capricho que un refrescante café helado. Ideal para refrescarse y mantener altos los niveles de energía, el café helado es un alimento básico para muchos durante los meses más calurosos. Tanto si lo preparas desde cero como si utilizas ingredientes ya preparados, aquí tienes algunos consejos para crear el café helado perfecto que te acompañará durante todo el verano

Elige la infusión

Los aficionados al café sabrán que el tipo de café que utilices marca la diferencia a la hora de crear el café helado perfecto. Opta por un café suave, fuerte y con cuerpo, como un café expreso tostado. Si tienes un poco más de tiempo, una infusión en frío puede ser una gran opción para el café helado, porque el uso de agua fría extrae los sabores de los granos de café sin extraer los ácidos amargos. Para obtener un sabor más intenso, también puedes optar por una cafetera de prensa francesa, una cafetera espresso o una cafetera de goteo, todas las cuales producirán una taza de café suave y sabrosa, perfecta para una bebida helada.

Hierve el agua

Para poder disfrutar de un café helado, primero tienes que preparar café caliente. Llena un cazo con agua y llévala a ebullición. Cuando el agua esté hirviendo, añade la cantidad deseada de granos o posos de café al agua caliente y deja que se haga durante 3-4 minutos, según la intensidad que prefieras.

Enfría el café

Terminada la infusión, es hora de dejarlo enfriar. Vierte el café caliente en un tarro o vaso resistente al calor y déjalo reposar en la encimera para que sude y se enfríe durante unos 45 minutos. Si tienes prisa, también puedes meter el tarro en la nevera y dejarlo enfriar durante 15-20 minutos.

Añade el hielo y los sabores

Una vez que el café se haya enfriado a temperatura ambiente, es hora de añadir los elementos esenciales del café helado: el hielo y los edulcorantes. Empieza llenando el vaso de hielo y vierte encima el café enfriado. Si te gusta el café un poco dulce o aromatizado, también puedes añadir un chorrito del sirope aromatizado que prefieras, como sirope de vainilla, de avellana, de caramelo o incluso de frutas.

¡Añade nata y disfruta!

Para un café helado extra cremoso y lujoso, añade un chorrito de la nata que prefieras. Opta por media crema o nata espesa para un sabor más intenso. Mezcla el café y la nata, y siéntate a disfrutar de tu refrescante café helado.

Conclusión

El café helado es una forma estupenda de mantenerse fresco y lleno de energía durante los meses de verano. Con unos sencillos pasos y unos pocos ingredientes añadidos, puedes crear el perfecto y refrescante café helado desde tu propia casa. ¡Que lo disfrutes!

One comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *